Consumir productos locales tiene un gran efecto sobre la salud, y contribuye a proteger el empleo de cientos de familias y nuestro singular paisaje.

La oferta del producto local, planteada con autenticidad, descansa sobre los valores de identidad cultural, la sostenibilidad, la calidad de los productos y la defensa del patrimonio paisajístico de Lanzarote.