La OMT DEGUSTA LO MEJOR DE LANZAROTE

Hace unos días Lanzarote acogió a una delegación de la Organización Mundial del Turismo (OMT) para la presentación del archipiélago canario como destino seguro. Ésta estuvo encabezada por el director regional para Asia de la OMT, Hae Guk Hwang, e integrada por una quincena de periodistas y bloggers procedentes del Reino Unido, Alemania, Irlanda e Italia.

La delegación de la OMT, aparte de visitar los increíbles parajes de Lanzarote y conocer todos y cada uno de sus atractivos turísticos, tuvo además la oportunidad de descubrir nuestra cultura gastronómica -de la mano de Saborea Lanzarote-, deleitándose con los productos locales y las experiencias gastronómicas que propusieron diferentes restaurantes de la isla.

Los visitantes pasaron por dos centros turísticos emblemáticos, como son la Casa-Museo del Campesino y el Castillo de San José. En ellos, los periodistas y bloggers internacionales degustaron una selección de quesos de Lanzarote con mermeladas locales, croquetas caseras de corvina, pulpitos a la plancha con mojo verde o cabrito confitado con puré de plátano e higo confitado, entre otros platos.

En su recorrido por la Isla no podía faltar una parada en Yaiza, donde pudieron disfrutar de una auténtica inmersión en la riqueza y calidad de la gastronomía local ofrecida por el restaurante La Bodega de Santiago. Fideos costeros en caldo tostado de cangrejo moro, canelón de cabra con su demiglace y salsa griega o una espuma de gofio fueron algunos de las propuestas que los invitados de la OMT tomaron para reponer fuerzas en su paso por Lanzarote.

En el mismo municipio de Yaiza, concretamente a pie de mar en Playa Blanca, la delegación disfrutó de la propuesta del restaurante Brisa Marina. Los visitantes dieron un paseo por nuestras costas a través del paladar con lapas, gambas de La Santa, un tartar de atún de la Isla y un mero de la reserva marina al horno. Éste estuvo acompañado de papas de Los Valles, mientras que la cabrilla frita lo hizo con papas arrugadas de  VegaCosta y mojos Isleños. También tomaron un plato tan típico como un gofio escaldado de La Molina José María Gil con cebolla de Lanzarote.

Este viaje también les llevó hasta uno de los lugares más icónicos de la Isla: Famara. Con vistas a la impresionante playa que mira a su risco y a las islas de La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara y Roque del Oeste (islotes del Archipiélago Chinijo), donde el restaurante El Risco, recientemente galardonado como el mejor restaurante de Canarias, les ofreció lo mejor de su entorno. Una oferta procendente de la mayor reserva marina de Europa y "·El Jable": crujiente de morena, ceviche de jurel, lomo de cherne con humus de lentejas y batata confitada, entre otros platos.

En este recorrido a través del producto y la gastronomía, también ha estado presente en todas estas experiencias culinarios, los vinos D.O. Lanzarote y las cervezas artesanales; dando muestra de la variada y atractiva oferta de la isla. Sin olvidarnos que, en más de una ocasión, nuestros visitantes pudieron deleitarse con un aperitivo acompañado de Primo de Lanzarote, un vermut anclado a nuestro territorio.

Finalmente, en la capital, y frente al Charco de San Ginés, la delegación de la OMT disfrutó en el restaurante Cala by Luis León. En él degustaron, entre otras propuestas gastronómicas, un arroz cremoso con lapas y una galleta de cochino negro asado con puré de papas de los Valles y chips de batata.

Unas visitas a restaurantes locales que dejaron a los invitados de la OMT con un excelente sabor de boca y un conocimiento más profundo de nuestro patrimonio cultural y etnográfico, tras degustar lo mejor del campo, el mar y la tierra de Lanzarote.

Los comentarios están cerrados.